6.7.07

Totally fucked

Tras el sexo, el olor del otro se impregna en nuestra piel. A veces es gozoso, dulce, pero también pude ser culpable, asqueroso, etc.

Un coqueteo puede empujar a muchas cosas cuando se subleva el dominio de la cachondería.

Para quitarse el olor del sexo, se comió unos grasosos tacos de la esquina, los primeros con que se topó. Se bañó y talló con ahínco, profundamente. Llovió y aprovechó para quedarse bajo el agua un rato. Caminó después mucho rato, para que el sudor le corriera por la frente y la espalda.

De todas maneras, nunca reconoció si su propio olor había combatido el del otro. No recordaba como olía su propia piel. Entonces, se asustó.

Desde antes del sexo ya había pensado que esto ocurriría.

Pasó su nariz por sus brazos y manos, olfateando como perro. La ropa le olía al indefinible olor de siempre, al de costumbre, al indiferenciable.

De todas maneras, no lo cacharon.

7 comentarios:

Lucho dijo...

No entendi nada de lo que lei, pero si me hiciste recordar lo bello que huele el sexo.



Saludos

José Merino dijo...

Roto el textito, pero muy bien hilvanadito... listo

Love doctor dijo...

Si recordaste es porque algo entendiste, aunque no siempre hay que entender cosas. Es como cuando en Punch Drunk Love todo se vuelve de colores.

Gracias por lo de listo, qué milagro.

Paxton Hernandez dijo...

Tras el sexo, el olor del otro se impregna en nuestra piel. A veces es gozoso, dulce, pero también pude ser culpable, asqueroso, etc.

¿Ya vieron El imperio? Esa de arriba podría ser la tagline.

Me gusto el texto. Pero más me gustó el título, de clara referencia a una canción de un musical con el que estoy obsesionado.

Buen fin de,

mr_EME dijo...

el olor del sexo lo puede ser todo.
pero nada se compara al olor del amor.

:)


salu2

Silencio dijo...

Entonces después de varios años con solo oler el cuello de alguien, sin coquetear, sin ni siquiera mirarlo a los ojos, podía atrapar el aroma de alguien más, el olor a sexo, impregnado, que se queda, si, así un día, como la saliva, los sudores de todos eran conocidos por todos.

Chales con la promiscuidad del sudor, salud señor.

Pax. Ah el Imperio es la neta

salamandra dijo...

la asexualidad últimamente es un hecho catalogado como in. dicen que en df sufrimos de eso, el ser gran ciudad es solo un adjetivo cobarde. ¿no crees?

ái séi jái.

me han gustado varias cosas de tu log. ;)

Tengo alma, pero no soy un soldado.

La belleza está donde uno la encuentra.