20.5.06

LA PASIÓN HACE GRANDE CUALQUIER REVEN

Por ello agradezco a los ganosos desconocidos que hicieron que en mi fiesta de cumpleaños hubiera hasta connatos de orgia en el baño.

Gracias a todos los que fueron y bailaron y se divirtieron.

Lo mejor: el pastel sorpresa, la velita de Cenicienta, la mariposa que me regaló Cecilia (y que liberé hace rato) y la afortunada grandísima variedá de presentes.

Lo peor: que un chairo de suéter de rombos tuvo a bien anunciar a su salida que iba a "mear un pinche coche", ocasionando que el vecino del departamento uno se enojara y exigiera los datos del susodicho para "arreglarse" con él personalmente. Así que quien haya conocido a un ouei alto, medio pelón, con suétr de rombos, favor de acusarlo por el bien del departamento y futuras fiestas.

El pecado de Oyuki: ¡¡que no tengo fotooooosss!! ¡¡¡¡¡Alguien role las que sacóooooooo!!!!!

1 comentario:

Andrómeda dijo...

Mta, y yo hasta soñé con el post en el que nos enseñabas las fotos. Bu.

Este, sí, sueño con blogs... Ya, bueno, ya me voy a mi terapia.

Tengo alma, pero no soy un soldado.

La belleza está donde uno la encuentra.