1.6.06

No más bob esponja o corazones de los cuernitos...

He perdido mi celular. Aparentemente, con la clave que me han dado, puedo reactivar el mismo número si presento el equipo que doy por extraviado, o uno nuevo con todo y factura. De cualquier forma hoy viví sin celular, y no estuvo tan mal mientras no lo necesité.

Durante todo el día me fui a un curso de cosas pa aprender a ser un buen aspirante laboral. Y lo hice por gusto. La verdad es que hacía un montón que no veía a los espacios, y encontrarme con las caras de abril nuevamente estuvo más que divertido. Rompí mi nueva dieta blanda para poder disfrutar del desayuno con quecas y la comida con guacamole, y estuve platicando largo y tendido con los compañeros de sus proyectos empresariales y próximos viajes a Australia.

Pero luego salí del recinto polanquense, y recordé que no tenía celular. Me hice bolas tratando de reconstruir la serie de hechos que me pudieron llevar al extravío de ese trozo de tecnología, pero pues estaba tan dormido esta mañana que se obnubila mi memoria, poco atenta de por sí.
Fue entonces cuando pensé que pudo haber algún universitario honesto que dio con el aparato dentro o cerca del camión donde creí haberlo perdido en primera instancia. Me acerqué con el personal de la base, a quienes informé oportunamente y con mucha retórica a cerca de mi desafortunado acontecimiento matutino. Pero esa gente p
arece estar muy acostumbrada a las fechorías de los gandallas para quienes se ha hecho esta ciudad, así que respondieron a mi llamado de auxilio con una gran sonrisa y una leve carcajada, diciendo: eso sólo por un milagro.

Renegué, me fui a mi casa, intenté una desesperada última búsqueda, pero llegué a la conclusión de que los trescientos pesos que había cargado en el chip debían resguardarse para mejores efectos, así que llame y cancelé la cuenta.
Supuestamente es muy sencillo recuperarla. Pero prefiero esperar un par de días.

Espero no volverme loco...






Es éste, ya se me fue a navegar por la red. Si lo ve, dígale que vuelva, que no fue mi intención...

4 comentarios:

Rafael dijo...

Lo que verdaderamente es una muestra de tu inquebrantable fe en el mundo es que hayas vuelto al paradero de micros, a ver si alguien había visto tu celular.

Un abrazo

Drag Asesina Escarlata dijo...

Y yo llamandote, tooooodo el día. Lo nuestro es imposible.

Love doctor dijo...

Buena noticia, ya revivió; no es el mismo aparato, tuve que comprar uno nuevo, ptrrrr. Mándenme mens pa guardar sus números de nuevo, plis plis plis...

hugo dijo...

que barbaridad! debo apurarme a pasar enpapel y lapiz todos los nmeros almacenados en mi cel. podria nunca mas ver al amor de mi vida o el contacto para el mejor trabajo si algun dia pierdo el cel! nooo.

te enviare un mensaje, por si caigo en una de las dos alternativas descritas.

la tercera es pa que m'invites a tus fiestas, aunque luego ni vaya. saludos

Tengo alma, pero no soy un soldado.

La belleza está donde uno la encuentra.