19.12.05

Esto no está en prosa

En el gentilhombre de Molière, cuenta Vallejo en Logoi*, el profesor de literatura afirma y reafirma que cuando hablamos lo hacemos en prosa y no en verso. Que por ello, cuando decimos "me pasas la sal, por favor", nuestro lenguaje no es ni una rima ni otra cosa. Prosa y sólo ello.
Sin embargo, se trata de un e-r-r-o-r. Cuando quiero ponerle sal a los chilaquiles de Livi, o cuando le digo a Livi que si me regala chilaquiles no me importa que sean sobras de lo que le dio al Tomás (sin albur), estoy hablando en coloquio.
Mientras que, si me pongo artificioso y quiero escribir un breve post sobre la diferencia entre la prosa, el verso y el coloquio, en efecto, me expreso con base en muchas de las artificialidades del arte retórico de la palabra no sujeta, sin embargo, a la más grande artificialidad de todas: el ritmo de un poema. Por eso es que, aquí y ahora, contradigo el título no muy amable de estas líneas, porque la verdad es que, señoras y señores: esto sí que es prosa.

*2005, FCE, $129

3 comentarios:

La trompetista de Falopio dijo...

Me gustó su prosopost, pero dispense usted mi ignorancia de esos menesteres ¿coloquio y prosa son distintas cosas? No crea que no me di cuenta que lo de los chilaquiles pretendía ser un mensaje subliminal, me percaté y me dejé de llevar, así que cuente con su itacate de encacahuatado después del 12 de enero.

Love doctor dijo...

Querida...miss chilaquiles!!: Vallejo dice que Prosa es el efecto de ordenar las palabras escritas, o sea de hacer literatura, mientras que el coloquio es la manera cotidiana de dirigirnos los seres humanos, por muy educados que estemos. Ahí la vemos.

Anónimo dijo...

best regards, nice info
» »

Tengo alma, pero no soy un soldado.

La belleza está donde uno la encuentra.