12.5.08

¡Al pasado el diez de mayo!

Mi madre, una revolucionaria madre soltera, alzó el teléfono la mañana del especial sábado pasado para proponerme una novedosa tradición para el día de las madres:

"¿Me dejas descansar?"

Me lo preguntó nomás por buena onda porque, la verdad, lo que me estaba diciendo, con ese sutil tono materno, era:

"Me dejas descansar."

Y punto. "Es un gasto innecesario, mejor nos vemos la próxima semana, tuve una semana difícil y no quiero ni levantarme de la cama."

Qué a toda madre.

5 comentarios:

sirako dijo...

yo tuve que contratar strippers y comprar un pastel que sabía medio extraño.

Rosy dijo...

jajajajaja

oye que padre que sepas japones

o es chinoooo???

felicidades por aceptar la opinion de tu mami

Saludos

Pável dijo...

Diantres y rediantres.

Mi madre y yo sí somos bien cursis.

Yo regalándole una gargantilla de Swarovski muy lucidora, y ella estrenándola por la noche cual si fuera princesa de cuento. Y eso que nomás fuimos a la feria del pueblo a ver qué chigaos había, pero ella fue feliz y yo también.

nalguita dijo...

yo no tengo madre
tu aamá me cayó muy bien

IRD dijo...

que buena madre!!!!

ese dia se me hace super comerical

salud!!!

Tengo alma, pero no soy un soldado.

La belleza está donde uno la encuentra.