15.9.08

Camino a la boda

En apariencia, son los nervios por la ceremonia, pero llevo la mirada fija en el paisaje no porque me vaya a casar en unos veinte minutos, sino porque no quiero. Mejor que mi compa el chofer se detenga, que pare este coche ridículo (lleno de flores), y nos echamos un palo, antes de comprometer mi imagen públicamente.

Traigo los pies como témpanos. Es un síntoma. Me recargo en el asiento porque quiero echarme para atrás. Si no le decimos a nadie entonces no hay razón para escandalizarse. El tiempo es suficiente y el caminito está vacío.

Se supone que coger ayuda a soltar los nervios.


8 comentarios:

Octopus Queque dijo...

Ains, se me olvidó linkearte, soy una mala persona :(Pero ahora mismo lo hago.

Por otra parte, lo mejor sería con vidrios polarizados, creo que dan más misterio jiji.

Saludines, un besote, cómo de que no, faltaba más.

sirako dijo...

caray, no sabía que te ibas a casar, que mal que no me invitas.

Paxton Hernandez dijo...

Hey, Alex.

Necesito URGENTEMENTE la película de Yann Samuell. Urge para mi boda (futura), jeje.

Abrazo,

Fernando dijo...

Bienvenido a la vida conyugal. Maurice y yo les deseamos que sean muy felices por siempre.

Anónimo dijo...

...el que no creía en las parejas.

Love doctor dijo...

Chale, nadie entiende un inventito ya.

vaniasix dijo...

jajaja y todos pensando q te casabas...eso no es la onda
...bueno si pero puss no...
oye pero lo de la cogida q buena escena...cuando me case le voy hacer la propuesta al chofer pa ver si afloja...
bueno aunque no me case le voy hacer propuestas indecorosas a los choferes..total dices q ayuda pa los nervios...
y mira q ando muy nerviuda de no coger...ahhhhh
besos infinito

Berenoise dijo...

y yo enganchada a la valeriana, joder!

Tengo alma, pero no soy un soldado.

La belleza está donde uno la encuentra.