12.9.08

Malos habitos (de lo audiovisual) II


La misma clase media que se uniforma de prístino blanco (aunque la mona se vista de blanco); la misma clase media que por usar el metro o transportarse en taxis (una vez al año no hace daño), ya se siente muy unida con el pueblo; esa misma clase media que se manifiesta contra la inseguridad (chillones), es la clase media que, hipnotizada por el falaz fenómeno fílmico, ve en la pantalla grande a dos chamacos roba coches en plena aventura criminal (amenazados por el avance de una patrulla), y se enternece.

De cualquier forma, Partes Usadas, de Aarón Fernández, es muy buena.

El Julio tiene razón: ante ciertas circunstancias, las convenciones del espectáculo hacen reaccionar a la gente de muy extrañas maneras.

3 comentarios:

Paxton Hernandez dijo...

Chíngale. Me la perdí.

¿Ya está el DVD?

¿Jeaux d'enfants pa'cuando?

Sergio dijo...

Yo tengo el mal habito de ser de clase media.

Garabato dijo...

Claro que el Julio tiene razón.

Tengo alma, pero no soy un soldado.

La belleza está donde uno la encuentra.